TRES VERDADES SOBRE VENEZUELA

VERDAD Nº 1: VENEZUELA ES UNA DICTADURA Y EL GOBIERNO VIOLA SISTEMÁTICAMENTE LOS DERECHOS HUMANOS DE LA POBLACIÓN.

Respecto de los Derechos Humanos de Primera Generación, vale recordar que:

EEUU cuenta con un sistema electoral en que es elegido presidente quien tiene más delegados y no quien tiene más votos (como lo comprobó la elección de Donald Trump).
La totalidad de la radio, televisión y “prensa” escrita en Chile es propiedad de dos consorcios privados con idéntica orientación política (de derecha).
Colombia: 3700 ejecuciones extrajudiciales. México: 112 candidatos asesinados en las últimas elecciones. EEUU: 2300 niños inmigrantes enjaulados.
A pesar de ello, y para no desviar el tema, sólo diremos que:

En Venezuela se han realizado 25 elecciones en 20 años. La oposición ha ganado dos, en las otras 23 ha reclamado fraude. Todas con alta participación (excepto dos que fueron boicoteadas), todas con acompañamiento internacional, descritas por Jimmy Carter como uno de los sistemas electorales más transparentes del mundo. El antichavismo por otro lado, cuenta entre sus joyas un golpe de Estado (derrotado), un paro patronal-petrolero (derrotado), un intento de magnicidio con explosivos (frustrado), y dos insurrecciones (derrotadas) circunscritas a los barrios ricos, que dejaron cientos de asesinados. En mayo de 2017 fue golpeado, apuñalado y quemado agonizante Orlando Figuera, de 21 años, por ser moreno y “parecer” chavista.
Respecto de la libertad de expresión y prensa, basta con revisar los medios nacionales para encontrar amplísima oferta en televisión y prensa escrita (sin siquiera mencionar las redes sociales), en un abanico que va desde la crítica política hasta los llamados abiertos al derrocamiento violento del gobierno y asesinato de militantes o simpatizantes chavistas. El único periodista muerto por causas políticas es Ricardo Durán, chavista asesinado por sicarios de la derecha en 2016.
En cuanto a los llamados “presos políticos” (que son políticos presos), si un diputado (como Juan Requesens) confiesa haber participado en la logística del atentado con explosivos contra el presidente, pues ese diputado será encarcelado.
Si al diputado “progresista” chileno Gabriel Boric (de probadas relaciones carnales con agencias de inteligencia de EEUU) le parece que, por haber sido alcalde de Caracas, Antonio Ledezma puede impunemente reprimir jubilados, desviar y apropiarse fondos públicos, o llamar a la invasión militar colomboestadounidense de su propio país, pues al parecer sus relaciones carnales le están, al menos, nublando el juicio.
Al ser insostenible el relato de “la dictadura”, algunas voces reclaman que son los derechos de Segunda Generación (salud, educación, vivienda, cultura, etc.) los que, por el mal manejo económico del gobierno, no son asegurados.

Las cifras hablan de 2,5 millones de viviendas sociales (de 72 mt2. en promedio) entregadas de forma totalmente gratuita. Territorialización y democratización de la universidad, que ha llevado a Venezuela a ser el país con mayor cantidad de universitarios y graduados en la región. Cobertura 100% en Atención Primaria (un médico por 1500 personas).

VERDAD Nº 2: EN VENEZUELA LA GENTE MUERE DE HAMBRE Y ENFERMEDADES PREVENIBLES.

Desde el asesinato de Chávez en marzo de 2013, y más intensamente desde la Orden Ejecutiva de Obama (que en marzo de 2015 declaró a Venezuela como una “amenaza inusual y extraordinaria contra la seguridad de EEUU”), se ha ido instalando una serie de medidas de asfixia económica, a través de bloqueos financieros que Trump ha coronado mediante la prohibición de transacciones norteamericanas con entidades del Estado venezolano. Si a eso sumamos que, a diferencia de lo que muchos creen, la gran empresa privada en Venezuela goza de muy buena salud, tenemos una tormenta perfecta en que se combinan:

La baja en un 97% de los precios del petróleo (que representa prácticamente la totalidad del ingreso de divisas, el “salario” del país).
El bloqueo financiero internacional para impedir o dificultar las importaciones (en un país rentista, con dependencia vital de importaciones, incluidas medicinas y alimentos).
El sabotaje (acaparamiento, contrabando de extracción y mercado negro) concertado de todo el aparato de distribución (más del 95% en manos de empresas privadas).
Todo esto llevó a una verdadera catástrofe, con su punto más dramático en 2016, cuando literalmente desaparecieron alimentos, insumos y medicamentos en general.

Desaparecieron de los espacios administrados por el Estado y particulares, pero no en los sectores ricos. La escasez aumentaba en coyunturas, y luego los productos reaparecían a precios absurdos, sin relación con costos de producción o adquisición del comerciante.

Y si, volvió el fantasma de la pobreza latinoamericana: niños en la calle, gente comiendo en la basura, casos de desnutrición, enfermedades prevenibles y muertes por falta de insumos. No distinta de muchos vecinos (véase la desnutrición y mortalidad infantil en la Guajira colombiana), pero al haber sido prácticamente erradicados estos males en la primera década del chavismo, su vuelta marca un retroceso palpable en las condiciones de vida de la población.

En ese momento (2016) el gobierno, no la empresa privada, activó sendos planes de contención.

El primero fueron los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), organizaciones nucleares presentes en cada barrio del país, que organizan la distribución mensual de una caja con alimentos para alrededor de 10 millones de familias, a un precio simbólico, aliviando en parte la brutal escasez. Hoy, la presencia de alimentos se ha “normalizado” a precios (artificial e ilegalmente) inflados día a día. La distribución de alimentos a través del CLAP se mantiene.

Por otro lado, respecto a la crisis en el sector salud, se amplió la cobertura de atención primaria (de 60 a 100%), y se han realizado periódica y regularmente campañas masivas (gratuitas) de vacunación, que han sido efectivas en el control del brote de difteria que inició en julio de 2016 (324 casos ese año, 1040 en 2017 y 660 en 2018). En cuanto a insumos (que siguen faltando), se han rehabilitado cientos de quirófanos a través del Plan Quirúrgico Nacional que, en los dos últimos años, ha realizado más de 500 mil cirugías (gratuitas) en el país. La escasez de medicamentos no ha sido aún resuelta de manera satisfactoria.

VERDAD Nº3: TODO QUIEN PUEDE HUYE DE VENEZUELA, LO QUE HA GENERADO LA MAYOR CRISIS MIGRATORIA DE LATINOAMÉRICA. LA CRISIS DE LOS REFUGIADOS VENEZOLANOS.

Migrante: Persona que cambia su lugar de residencia habitual, sin importar la causa.

Refugiado: Migrante desplazado de manera forzosa, por razones de persecución, y que no cuenta con la protección de su Estado (o es perseguido por el mismo), por tanto no puede volver.

África cuenta con 36 millones de migrantes, de los cuales más de 6 millones son refugiados. Cruzando el Mediterráneo, han muerto a la fecha 17 306 personas
La cantidad de refugiados sirios, desde el inicio de la guerra, es de 5 millones aprox.
En América (sin mencionar las actuales Caravanas Centroamericanas):
El 11% de los habitantes de Haití han migrado (a EEUU y Dominicana).
11 millones de nacidos en México viven con sus familias en EEUU.
12,4 millones de colombianos se han debido desplazar forzosamente (7,7 millones dentro del país y 4,7 millones fuera), de los cuales casi medio millón son refugiados. La mitad vive en Venezuela.
Venezuela ha generado desde la Orden Ejecutiva de Obama (2015) 2,5 millones de migrantes, de los cuales 5 mil son refugiados.
En 2017, la distribución por nivel socioeconómico de los migrantes venezolanos fue: 35% nivel alto, 17% nivel medio alto (total: 52%). 36% nivel medio, y 12% nivel bajo.
2% son universitarios, 64.7% se van con ahorros y 45.3% vendió propiedades.
El plan “Vuelta a la Patria” ha retornado alrededor de 10 mil venezolanos en vuelos gratuitos desde Perú, Ecuador y Brasil principalmente. También desde Colombia, Dominicana, Chile y Argentina.
El número es marginal frente a la magnitud de la migración, pero es extraña esta “dictadura” a la cual vuelve la gente en vuelos del gobierno (que lo digan los chilenos que llevaron durante 17 años, cual marca de campo de concentración la ignominiosa “L” en su pasaporte).
Las tragedias migratorias y de refugiados, hoy en el mundo, las tenemos en el continente africano (con el cementerio libio como puerto de salida a Europa), Siria (devastada por una guerra de 7 años), Norteamérica (que pretende construir un muro para frenar mexicanos y centroamericanos) y Colombia (con más de medio siglo de guerra, narcotráfico y despojo).

Ciertamente, la migración venezolana ha aumentado dramáticamente, más siendo históricamente un país receptor de migrantes. Portugueses, ecuatorianos, colombianos, españoles, peruanos y dominicanos escapando del hambre, la pobreza y las dictaduras en la segunda mitad del S. XX.

Siendo el daño que genera en el tejido social del país lo más grave de la migración, al ser utilizada como arma también empieza a crear una alarmante escasez de recurso humano, lo que dificulta aún más la salida de la crisis.

Por otro lado, millones de dólares en “ayuda humanitaria” y un ejército de mano de obra barata (mayoritariamente profesional) han llegado a los “solidarios” países receptores.

La fabricación de este fenómeno migratorio combina 1.- Asedio (exitoso ataque a las condiciones de vida al interior del país). 2.- Fuga de cerebros (ventajas comparativas, legales y laborales, v/s otros migrantes, en países receptores). 3.- Demonización mediática del gobierno.

El trato diferencial a migrantes cubanos v/s centroamericanos en EEUU, o a venezolanos v/s haitianos en Chile, son ejemplos más que claros del plan aplicado.

En tiempos de mentiras globalizadas y relatos construidos a conveniencia, es absolutamente necesario desconfiar, dudar y confirmar (o desmentir) las informaciones que llegan a nuestros ojos u oídos. Es un deber, por la especie. A usted, que no se la cuenten!

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Edouard Hargrove dice:

    Le agradezco por este articulo muy importante que nos permita matizar (por fin) el condicionamiento mediatico, sobre todo en la prensa francesa/española y americana.

    Un abrazo fraterno desde París!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.