Mercosur: Un reto a vencer con los pueblos

Publicada · Actualizado

barometro-Mercosur-Delcy-Rodríguez-Imagen   Al concluir la XX Cumbre Social de Mercosur en Montevideo, capital de Uruguay, las organizaciones sociales y sindicales participantes en ese significativo cónclave reivindicaron el ideal integracionista como una guía y “herramienta” para poder cumplir con los acuerdos tomados de complementación productiva, los planes de acción y protectores de los derechos de los pueblos.

   Si los actuales gobiernos miembros de Mercosur (Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela)  compartieran los mismos valores de solidaridad y amistad, los intereses del desarrollo integral y sustentables de sus países y los objetivos de lograr la justicia social con la mayor equidad posible, y se ciñeran a los acuerdos alcanzados en los últimos diez años, ese organismo podría asociarse con el ALBA-TCP formada por doce países, entre ellos dos de los cinco miembros de Mercosur (Venezuela y Bolivia), y no como pretenden algunos recién llegados, con la Alianza del Pacífico (Colombia, Chile, Perú y México), en la que no hay ninguno gobierno del Mercosur y es dirigida desde la Casa Blanca.

   Los recientes cambios de gobierno en  Argentina y Brasil han modificado la correlación de fuerzas respecto al ideal integracionista que tenían los gobiernos populares de Cristhina Fernández en Argentina y de Dilma Rousseff en Brasil.  La llegada a la Casa Rosada del gobierno de Mauricio Maccri, mediante una campaña nacional de dudosa ética y una campaña mediática internacional de las grandes corporaciones capitalistas en contra de su oponente; así como el arribo al poder en Brasil de Michel Temer, mediante un golpe de Estado parlamentario, han sumado esas fuerzas derechistas a las del actual gobierno de Paraguay, surgido también a la sombra del golpe de Estado policial-parlamentario dado al líder popular Fernando Lugo. Ello hace debilitar aún más la posición del gobierno de Uruguay, invadido por los capitales estadounidenses, para adoptar decisiones en Mercosur como las que en su tiempo se venían adoptando, por ejemplo, de llegar a hacer una estrecha alianza con Petrocaribe y el Alba-TCP.

   Sin embargo, la demostración de altos principios y posibles acciones de masas expuestas por los movimientos sociales y sindicales en esa Cumbre de Mercosur hacen pensar en que esos antipopulares gobiernos derechistas que hoy amenazan por reducir los beneficios sociales en sus países y por voltearse hacia la Alianza del Pacífico, en aras de la acumulación capitalista, no podrán aplicar por mucho tiempo las políticas dictadas desde Washington, ni podrán imponer en Mercosur decisiones que afecten los intereses nacionales de Bolivia o Venezuela, o los propios intereses de sus pueblos, los cuales serán defendidos a cabalidad por la Presidencia pro-Tempore de Mercosur que desempeñará próximamente el Gobierno Bolivariano.

   Fuente: Barómetro Internacional

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.