BRICS: Estrategias multilaterales en proceso de formación

Publicada · Actualizado

bricsCiertamente las complejas dinámicas multilaterales en la actualidad no son tarea de sencillos análisis, más aún cuando al entramado de dicha red se sobreponen diferenciados intereses en juego, tal es el caso del mecanismo de consultas permanentes denominado BRICS, compuesto por las potencias mundiales emergentes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

El grupo de los BRICS nació por la iniciativa por parte de Rusia y se formalizó en su creación en el año 2008 con todos sus países miembros, exceptuando Sudáfrica, país ultimo que se comprometió ante el grupo BRICS para el 2011. Desde sus orígenes este mecanismo estableció las tareas de la transformación mundial en su ordenamiento y cambiar el Status Quo dominante de occidente, Estatus de Poder establecido por USA, Europa con la UE y Japón como potencia asiática; tarea nada fácil de llevar a cabo ante los inciertos desafíos mundiales actuales, de justicia, equidad y desarrollo sustentable.

La conformación de los BRICS como mecanismo multilateral a escala planetaria, constituido como un firme adversario de los intereses hegemónicos e imperialistas de los Estados Unidos, significa un claro desafío al orden mundial unilateral que occidente trata de implementar por medio de la denominada globalización neoliberal. Engranaje de control de las relaciones internacionales desde los principios realistas de las relaciones internacionales.

Las cifras con que los BRICS se presentan ante la escala planetaria no son fáciles de desestimar, es por este motivo la especial atención que el grupo de los BRICS despierta, tanto de quienes como potencias mundiales están por encima de ellas en el orden internacional y por quienes los seguimos con el resto del mundo desde cerca. Casi el 43% de la población planetaria habita en los BRICS, posee en conjunto un cuarto del Producto Interno Bruto, (PIB) del mundo entero, la mayor extensión de territorios por incluir a países gigantes geográficamente en su extensión conjunta, entre tantas otras consideraciones sociales, políticas y culturales que dicho grupo de países connota, lo que implica a que todos los analistas dediquemos tiempo a entender el plan de acción y la hoja de ruta que este mecanismo resiste en el ejercicio del poder a escala planetaria.

El poder que representa la alianza de los BRICS significa cambios drásticos en la política mundial, para todos, respecto al modelo de desarrollo implementado, las estrategias financieras que se promuevan y los valores políticos y culturales que se comulguen, todos ellos bajo el cambio de direccionalidad que emprende la nueva geopolítica del multilateralismo en la actualidad como procesos de transformaciones del orden mundial.

En lo subsiguiente para entender un poco más lo que esta dinámica implica y como este mecanismo de los BRICS lo condicionan, abordaremos tres puntos sencillos y claves que ayudan a analizar las posibilidades de los BRICS en el fomento de el nuevo multilateralismo. En principio la importancia geoestratégica de sus miembros como actores locales en sus respectivos espacios regionales; seguidamente el hecho de la creación por parte de los BRICS de un nuevo arqueo financiero y monetario internacional en sus políticas económicas, como lo son la creación del Banco de desarrollo de los BRICS y el Fondo común de reservas internacionales como fomento de transformadoras bases en el ejercicio de poder, específicamente en el campo económico y la consecuente transformación del sistema monetario internacional; por ultimo el significado de los BRICS ante las representaciones de una nueva cultura de la multipolaridad.

Sabemos que los BRICS como mecanismo multilateral tiene una agenda común entre sus miembros, todo en pro de la transformación del poder y su transferencia hacia un modelo multipolar más interconectado, a pesar de estos logros conjuntos, cada miembro particular posee características en la reconfiguración del espacio regional al que geográficamente están establecidos, con todo lo que ello implica para la consecutiva transformación de las distintas regiones del mundo desde los nacionalismos hacia los regionalismos.

China, el gigante asiático es en su región un fenómeno financiero de industrialización, India igualmente con las manufacturas y producciones tecnológicas de avanzada, Rusia un poderío militar a escala global en sus consecutivas evoluciones como potencia, igualmente Sudáfrica, que es un puente entre los dos océanos y la capacidad de influencia en el continente africano, pero es Brasil al que como latinoamericanos y Caribeños nos compromete como región, con toda la impronta cultural que ello trae a su vez.

Brasil es casi la mitad de toda la región, por extensión geográfica y por población, con unas reservas naturales compartidas en la Amazonia sin referencias ni parámetros que la comparen a nivel mundial, por su riqueza en biodiversidad. Pero el Brasil es también un país que en el presente se ha proyectado tanto como progresista en su modelo político, como igualmente una potencia mundial y regional. Por este motivo la riqueza del Brasil en los BRICS no es algo que compete únicamente a esa nación, es algo que compromete a todo el regionalismo Latinoamericano y Caribeño.

De las distintas estrategias en proceso que el multilateralismo en los BRICS emprende en la actualidad, es significativamente importante la transformación de políticas económicas con implicaciones directas a escala internacional, la creación de mecanismos financieros y monetarios para la política económica mundial se ve transformada con el Banco de Desarrollo de los BRICS y el Fondo Común de Reservas Monetarias, lo que implica una transferencia por parte de dicho grupo de una cuantiosa suma de capital y recursos considerables para auspiciar internacionalmente las decisiones de estos países miembros y los modelos de desarrollo promulgados como alternativas al modelo unipolar de los mecanismos financieros tradicionales del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Esto representa para la región de Latinoamérica y el Caribe, una posibilidad de obtener grandes alternativas que beneficien los distintos proyectos que de industrialización e independencia económica regional se promuevan en sus países miembros, con toda la diversidad de modelos políticos que en la región hacemos vida, esto beneficia por igual a los estados como actores tradicionales de las relaciones internacionales y los novedosos actores internacionales constituidos en las Organizaciones Internacionales que en esquemas de integración hacen vida en esta parte del planeta, es decir: el ALBA, La UNASUR, la CELAC e incluso otros más específicos por áreas de trabajo como lo es el MERCOSUR y sus repercusiones en el ejercicio más autónomo de la región en materia económica y financiera. Esto no sólo es un aspecto importante en lo económico, sino en lo cultural, en lo social y es provechoso para todas las poblaciones de los países de nuestra región.

Es por este motivo que los BRICS representa un actor importante ante el fomento de una nueva cultura de la multipolaridad y del multilateralismo y las agendas que en este sentido sean promovidas en la actualidad por la “ Emergencia de nuevos actores en el escenario internacional de diferente naturaleza y apoyados en diferentes procesos sociales”. (Camargo, 2000: 68)

Todos estos procesos llevan implícito una profunda transformación de lo entendido en el Status Quo y el ejercicio del poder internacional, más precisamente trastoca lo entendido por Soberanías, donde “la idea del multilateralismo es crear un ámbito público internacional en el que se consoliden las relaciones interestatales; y en donde este se pueda convertir en el lugar de expresión y reunión de la pluralidad de estados” ( Forero, 2004: 11)

Estas transformaciones en las agendas multilaterales seguiremos abordando desde la perspectiva de la región Latinoamericana y Caribeña como región de paz, en aspectos relevantes como la cultura, el medio ambiente los movimientos sociales y las manifestaciones artísticas de creación regional, no desde una impronta prescriptiva, sino sencillamente buscando analizar la complejidad del presente como tiempo de cambios en las relaciones internacionales donde “En cierto modo, es posible que estemos en los albores de una época en la cual se producirá un cambio decisivo del equilibrio entre la soberanía estatal y la autoridad internacional·. (Lyons, 1993:610)

Este proceso no implica la desaparición del Estado como actor principal de las relaciones internacionales, pero sí es un escalón en avance hacia la construcción de un espacio regional y una efectiva gobernanza internacional.

Referencias.

Camargo, Sonia. (2000) “Orden Mundial, Multilateralismo, Regionalismo. Perspectivas clásicas y perspectivas criticas” Francisco Rojas Aravena (editor): Multilateralismo: perspectivas Latinoamericanas. Nueva Sociedad- FLASCO.

Forero, Mario A. (204) “ Globalización versus Multilateralismo: entre el multipluralismo y el pluralismo mundial “Revista de Análisis Internacional. Bogotá Colombia.

Lyons, Gene y Mastranduro, Michael. (1993) “Intervención Internacional, Soberanía de los Estados y Futuro de la Sociedad Internacional”. En: Smouts, Mare- Claude (Editor) Las Organizaciones Internacionales” revista Internacional de las ciencias sociales Núm. 138. UNESCO, París: Francia.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.